Capítulo 3 – Kiba 1

16 febrero, 2017

Capítulo 3 – Kiba 1

Estaba en el bosque con mis hermanos, vestido con ropas de telas y lanzas con puntas de piedra, mientras marchábamos avispamos un oso gris, media 6 veces nuestra altura, su pelaje con su piel nuestras armas apenas lograban rasguñarlo, con sus afiladas y poderosas garras podían despedazarnos fácilmente y asesinarnos de un zarpazo, y con su férrea mandíbula pulverizaba fácilmente nuestros cráneos, pero no teníamos miedo, cada día, era una lucha por la supervivencia de la aldea.

-¡Lo tenemos rodeado, no dejemos perder esta oportunidad! – grite tratando de aumentar nuestra moral, especialmente la mía.

-yo le distraeré, mientras aprovechen de atacarlo- dijo Borg mientras se balanceaba enfrente del oso

-aaaaahhhh- gritamos al unisono

Borg uso su brazo derecho pero inclinándose a ras del piso, aprovechándose de su diferencia de altura logro escabullirse

-genial, ¡borg lo logro!- grito Ahn

Nosotros no dejaríamos pasar esta oportunidad, cargamos hacia el oso con nuestras armas

-Gaaah!!-

Aunque fue una fracción de minuto lo atacamos con todo lo que teníamos, causándole heridas superficiales en su pies pero ante la gran cantidad de heridas lo obligamos a que dejara de estar parado y comenzara a caminar en cuatro patas, no sin antes de un zarpazo desgarrar el cuerpo de 3 hermanos que no lograron retirarse a tiempo esparciendo sus restos por el suelo.

-¡maldito!, hoy definitivamente tendremos carne de oso para comer-

Grito Gafn mientras oscilaba su lanza de madera a la cabeza del animal pero lo vio venir y de un zarpazo la rompió fácilmente, luego sin esperar a que su enemigo se retirara con su mandíbula partió el abdomen de Gafn como si fuera un pescado.

Aprovechamos esa oportunidad para atacarlo y logre destrozarle un ojo y Borg el otro, luego retrocedimos rápidamente.

Al no tener visión se impaciento y se volvió loco atacando a todas partes, entonces lo rodeamos y comenzamos a lanzarle rocas hasta que finalmente se cansó y le dimos el ultimo golpe.

Ganamos, fue nuestra victoria, lamentablemente 5 hermanos murieron y otros 7 están heridos, tuvimos que sacrificar otros 3 por sus heridas graves, pero volvimos victoriosos a nuestra aldea.

El anciano del pueblo nos recibió con una sonrisa, gracias a la presa de hoy, podríamos tener un descanso de 10 días, es decir, nos eximíamos de ir a cazar durante ese tiempo para hacer lo que quisiéramos, esa era la regla, si hubiera sido algún conejo o jabalí nos hubieran dado menos tiempo, y si hubiéramos vuelto con las manos vacías tendríamos que haber partido nuevamente al día siguiente sin apenas descansar.

El pueblo nos corono como héroes, lo éramos, cada guerrero que traía alimento para toda la aldea lo era para esta que siempre luchaba contra la continua hambruna, lamentablemente  nadie recordara a los caídos en combate porque siempre hay que pelear con el presente.

Como héroes, teníamos nuestros talismanes fabricados rústicamente de medallas de los derrotados, el mío era un collar tenía dos dientes de oso y un diente de lobo.

Aún tenía que tener algún colmillo de ogro para alcanzar a mi hermano mayor, Dee, que era un prodigio y el ídolo de toda la generación joven de la aldea. A menudo iba a cazar aun cuando no era su turno y volvía con alimentos, ganándose el favor del anciano por su siempre sincero deseo de contribuir en la tribu.

En una ocasión le pregunte como es que fue tan fuerte entonces él me dijo – yo no soy fuerte, de hecho soy más débil que la mayoría de las criaturas a las afueras, por ello entreno cada día, para poder ir libremente más allá de este bosque- por eso yo también entrenaba con una lanza de madera en un espacio abierto a pocos minutos de la aldea, aunque no podía alcanzar la rutina de Dee, con esfuerzo y dedicación, podía hacer la mitad en un día libre.

Después de entrenar, camine a un rio cercano que era bastante seguro, allí tome agua hasta saciar mi sed, de pronto se escuchó como las aves inquitas salieron corriendo por todo el bosque, mire cerca y logre avisar a la distancia a dos hombres, mi instinto me decía que corriera con todas mis fuerzas, los pelos de toda mi piel se erizo como la primera vez que había luchado contra un gran animal, allí los dos hombres se estaban mirando uno al otro sin moverse, uno le apuntaba al otro con una espada mientras que el otro tenía una lanza roja desprendiendo fuego de la punta.

Me subí a un gran árbol cercano para verlos mejor, ellos no se movían una pulgada, tan solo se miraban fijamente.

-(acaso solo van a estar viéndose solamente?)-

Después de varios minutos ellos aún no se movían.

-(¿cómo es posible? Vamos, que alguien haga un movimiento…)-

Mis ojos estaban lagrimeando, no quería perderme ningún instante, sentí que nunca más vería una batalla como esta, entonces, justo antes de cerrar mis ojos el de la espada se movió, casi al mismo tiempo el otro ya tenía la lanza dirigiéndose a su cuello, pero el tipo de la espada se agacho lo suficiente para solo rosarlo, con solo mover unos milímetros diagonalmente la lanza bastara para cortarle el cuello al hombre de la espada. Pero con un destello casi imperceptible su espada ya había hecho su trabajo desde el principio, mandando a volar la cabeza de su enemigo, todo esto paso en un segundo…

En ese momento comprendí, que si mi grupo, no, si toda la aldea se uniera, no podrías ser un reto para ese demonio de la espada.

Mi corazón está latiendo mil veces más rápido de lo normal.

-(que está haciendo?)-

Él se acercó al cuerpo y le quito un anillo, luego se fue dejando el cuerpo atrás mientras corrió rápidamente desapareciendo por el bosque.

-(que desperdicio, bueno si el no lo quiere, yo si!)-

Me acerque rápidamente al hombre, le quite las ropas que solo tenían un poco de sangre, luego las limpiare en el rio. Las botas me quedan grande pero son de buena calidad, luego me llamo la atención una bolsa de cuero que estaba atado a su cinturón, cuando la vi estaba completamente vacía, pero después de verlos luchar comprendí que aun que fueran sus restos, no podían ser tan simples después de estar tan firmemente atado.

 

 

<Capitulo anterior><Capitulo Siguiente>

No hay comentarios en este articulo.Puedes ser el primero en comentar.

Deja un comentario